“PUEDES TIRAR LA TOALLA ANTES DE EMPEZAR A LUCHAR O PUEDES CAMBIAR DE ACTITUD”

Hoy queremos compartir con vosotros la historia de una valiente, inconformista, atrevida, rebelde. Una de esas personas que te demuestra que luchando todo es posible y que hay que ser fuerte y tener siempre actitud positiva.

El pasado mes de marzo, tuvimos el placer de contar con la visita de Verónica Díaz Aznar, autora del libro “Diecisiete. Cuando desperté el dinosaurio estaba allí”.

Con 17 años Verónica fue diagnosticada de cáncer. Nos cuenta que a esta edad te sientes perdido, como aplastado por un camión y empiezas a pensar qué va a ser de tus sueños, de tus proyectos, qué será de ti, cómo te afectará en tu vida diaria. Te desinflas cada día un poco. Hasta que decides que puedes tirar la toalla antes de empezar a luchar o puedes cambiar de actitud.

“Hay mucha información sobre el cáncer en personas adultas e incluso infantil. Los hospitales están habilitados con espacios especiales para los más pequeños, pero sin embargo cuando eres adolescente, una edad muy complicada emocionalmente, eres tratado como un adulto, todo es frío, compartes espacio con personas en estado crítico y todo esto te hace que afrontar la situación aún sea más difícil.”

Después de pasar por esta experiencia, necesitaba ayudar a otros adolescentes a no sentirse perdidos.

Con solo 25 años Verónica Díaz, publicó su primer libro y ahora se encuentra inmersa trabajando en el segundo. Además, comparte sus experiencias, sus trucos, sus consejos, etc, en sus redes sociales. Donde más activa la podéis encontrar es en su cuenta de Instagram @veronica.naturalment y en su blog: http://www.veronicadiaznar.com/

Pasaron 7 años desde que me curé hasta que conseguí escribir mi libro, porque sentía que aún no estaba preparada, que me dolían ciertas partes de la historia. Tenía muchas emociones y acontecimientos al respecto que procesar todavía. Tenía que trabajar todos estos sentimientos antes de poder compartirlos con otras personas.”

“Escribí el libro con mucha confianza, pensando que era una historia que podía ayudar mucho no solo a las personas con cáncer, sino a cualquier persona. Es un libro de superación personal, un libro inspirador.”

Nos cuenta que desde muy pequeña sentía la necesidad de ayudar a los demás y que también era una gran apasionada de la escritura: “Cuando me pasa algo que creo que puede ser interesante para compartir con el resto del mundo lo escribo”.

Actualmente, además de estar escribiendo su segundo libro, Verónica trabaja como psicóloga. “Me siento afortunada de que la gente confíe en mí para contarme su historia.”

Verónica también ha comenzado a trabajar con la asociación granadina AUPA. Los fundadores de la asociación son en su mayoría padres y madres que han perdido a hijos con cáncer.

“Admiro iniciativas como estas, en las que personas que han pasado por una situación tan difícil y que además tienen su trabajo y sus preocupaciones diarias, se juntan para ayudar a familias cuyos hijos están pasando por esta enfermedad. Es otro ejemplo, de cómo en tu propia historia de superación puedes encontrar la motivación para ayudar a personas que están pasando por el mismo momento.  Y creo que esto es lo positivo de todo esto.”

Después de su experiencia, Verónica se ha aventurado a escribir su segundo libro en el que nos habla de maternidad. “Me di cuenta de que hay mucha desinformación, exigencia, culpa, y en muchas ocasiones machismo. El post-parto es un periodo complicado en el que hay que adaptarse a muchos cambios a todos los niveles: hay un cambio hormonal, corporal, psíquico, familiar, social, en general, vital. Las mujeres que están bien informadas y que se sienten apoyadas son las que mejor pasan esta etapa”.

“Me pasa algo, veo cómo me siento, cómo se vive socialmente y estudio cómo se podría llevar con mayor bienestar y felicidad. Y una vez que me doy cuenta de que se puede solucionar me siento en la obligación de compartirlo con los demás”.

A veces hay que utilizar el dolor como una fuente de crecimiento. Por suerte, además de la experiencia tengo la formación y los conocimientos profesionales, por lo que intento crear un material que ayude.»

Quiero que quieras sentirte bien por ti mismo, que cojas la iniciativa de tu propio bienestar y no esperes a que otros sean los que te hagan sentir bien”.

Verónica Díaz es un ejemplo de optimismo, y nos enseña que siempre se puede sacar algo positivo de lo que te ocurre.

Si te ha gustado esta historia, no dudes en compartirla.

Seguiremos contando historias de personas especiales, rebeldes, auténticas, genuinas, irreverentes, inconformistas, atrevidas, valientes.

#HayMuchoQueContar #ActitudDakota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *